Publicaciones

sábado, 25 de diciembre de 2021

El Espíritu de la Navidad

 


Cuando era pequeña era tan devota que unas navidades me escapé de casa para ir a una iglesia a hacer compañía al niño Jesús, que tan solito se debía encontrar mientras todo el mundo comía turrones. Mis padres me riñeron, pero les brillaban los ojos.  Recuerdo aquel árbol de navidad de plástico cuyas ramas desplegábamos cada año dándoles la inclinación necesaria para que no se resbalaran los espumillones de colores hipnóticos pero suficiente para que pareciera un abeto. También recuerdo el río de papel de plata y los bosques de musgo que rodeaban el pesebre, con aquel ángel pendiendo en lo alto siempre a punto de precipitarse sobre los pastores más madrugadores. Los reyes se iban acercando un pasito de camello cada día. Yo aprendí a pintar al óleo y unas navidades pinté una casa muy remota en el medio de la nieve. Con el paso del tiempo, sin quererlo, dejé de entender algunas cosas de El Espíritu de la Navidad. Más adelante me nacieron cuatro niños, y los adoré con reverencia y fervor navideño. Regresaron los espumillones y ese escenario bíblico con cerditos de plástico y pastores de diferentes tamaños. 

Ahora que han pasado ya muchos reyes, nos hacemos regalos al azar, no hay ni un adorno en la casa y los únicos rituales que celebramos son los del encuentro y la risa. Hoy me he despertado preguntándome cómo podría felicitar las navidades con este lío mental que tengo sobre el tema. Y he pensado en hacerlo deseándoos que disfrutéis de todas vuestras epifanías con esta acuarela de mi amiga Pepa, que en cada encuentro nos muestra cómo vivir, cómo nacer.


6 comentarios:

  1. Las navidades son de esas fiestas que todos comparten de alguna manera, da igual lo que crean y en quien lo hagan, son un buen momento para detenernos un instante, para reflexionar y agradecer las cosas buenas que tenemos...
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Detenerse, reflexionar y agradecer...menudos tres verbos tan importantes. Ojalá aprendiéramos a conjugarlos bien. Otro abrazo para ti!

      Eliminar
  2. Feluz navidad para ti y la Maestra Pepa. Maite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maititaaa! Que seas muy feliz tú también, que de eso sabes mucho! Abrazo postergado

      Eliminar
  3. Es curioso cómo cambiamos con las Navidades. Primero algo inocentones; más tarde, un poco de vuelta de todo. Para renacer solo hace falta proponérselo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, incluso te pueden acabar produciendo algo parecido a un sarpullido en el ánimo. Abrazo de vuelta y bienvenido a mi recóndito blog!

      Eliminar