Publicaciones

jueves, 11 de enero de 2018

Contrastes

El viaje a Costa Rica del que acabo de regresar ya había sido suficientemente intenso como para escribir una crónica enjundiosa a la vuelta. Mis libretitas bullían de notas e impresiones. Pero el destino se divierte dando quiebros inesperados. En el viaje de vuelta nos cancelaron el vuelo de Nueva York a Barcelona, y Swiss airlines nos regaló tres días extras en la ciudad que nunca duerme. No tuvimos más remedio que visitar un Manhattan glacial y eufórico. El contraste entre lo que había vivido en Costa Rica y las imágenes de NY dieron un valor añadido al viaje. Y es que los dos lugares se comportan de maneras muy diferentes en algunos de los aspectos que conseguí fotografiar. 

                                                     En la distribución vertical de sus edificios





En sus escaparates







En las actividades de las niñas solitarias












En la manera de comer



                                                              


                                                       En sus centros de reunión





   

                                                                              En sus grafittis





                                                                          
                                                                En los edificios y sus carteles
















                                                              

                                                            En la señalización de sus caminos 





                                                          
                                                   En cómo ocupan el tiempo libre las familias


  


En sus carteles publicitarios 



                                                             

                                                        En el tamaño de las hojas de sus plantas 






                                                        En los medios de comunicación ( lo que muestra el guía es una de las espinas que usan los indígenas para sus cerbatanas) 




                                                                 
                                           
                                                           En sus insectos sociales






                                           
                                                    En la forma del agua ( nótese lo mojados que estábamos, tras ocho horas por el bosque húmedo, en mis pantalones) 






 Entre esto pares de fotografías han transcurrido como mucho diez días. Sé que he de sacar alguna conclusión sobre estos contrastes tan significativos que percibí revisando las fotos, pero todavía no soy capaz de plasmarlo en palabras. Sirvan, pues, las imágenes como la forma de lenguaje más adecuada para revelar lo que todavía no se puede verbalizar. 




domingo, 5 de noviembre de 2017

Ruedas de molino

Los de revista penúltiMa me han publicado un relato titulado Ruedas de molino. El tema es duro y poco complaciente, por lo que todavía estoy más agradecida de su publicación. Enlazo aquí  al texto en la web de la revista. La fotografía con el que lo acompañan no tiene nada que ver con el texto pero me parece muy bella.


sábado, 21 de octubre de 2017

Autorretrato en la sala de espejos deformantes


Fanny Nushka Moreaux 

Yo soy…
Compinche esporádica con Pili
crítica literaria con Maite
comadre del colegio con Merche
artista inadaptada con Pilar
ex madre numerosa solidaria con Mercè

Confidente esotérica con Silvia
enemiga de la infancia con Cinta
científica inquieta con Julià
colega de risas con Laureano
no existe etiqueta con Javier

Amiga del alma con Espe
mami viajera con Sara
compañera de una vida con Quique
caminante melancólica con Yolanda
hermana mayor con Susana y con Belén

Madre con huecos en el nido
Hija que no se acostumbra a que ya no puede ser
vecina insociable con mis vecinos
cazadora de fantasmas familiares
profesora enrollada con segundo B

…¿Quién soy yo?


jueves, 5 de octubre de 2017

Concatenación



Fotomontaje de Elías Ruiz Monserrat

Lo que empezó siendo una sucesión de inocentes desfogues sexuales a la salida del trabajo, se convirtió -con el paso de las semanas- en un temerario mirarse a los ojos con una complicidad avergonzada. Últimamente hemos caído en la imperdonable tentación de charlar sobre aficiones y recuerdos de infancia mientras tomamos café. Ambos sabemos que no es bueno jugar con fuego pero ayer leímos juntos el periódico, nos enseñamos fotos de nuestras respectivas familias y echamos unas risas con las ocurrencias de los niños del otro. Nos pasó el tiempo volando y cuando nos dimos cuenta estábamos cansados y ya era tarde para empezar con los rituales amatorios. Ambos somos conscientes de  que este asunto se nos están yendo de las manos.

Esta mañana mi mujer ha descubierto, en un  WhatsApp, el nombre de la novela que ella me quería recomendar. Me ha pillado desprevenido. Al pedirme cuentas no ha servido de nada que yo dijera aquello  de  “… y una cosa llevó a la otra”. Ni que le repitiera mil veces que sólo era amistad. Su mirada implacable no augura nada bueno y los términos legales ya sobrevuelan los oxidados engranajes de nuestro matrimonio.


sábado, 30 de septiembre de 2017

La isla centrífuga


Cada vez que viajo a una isla me entretengo observando las cosas que regurgita el mar.

Hace un año, en el Puerto de la Cruz, me topé con Neptuno. Estaba triste y azul como un gato.






Esta vez, en Mahón, he sido testigo del brinco absurdo que tío Gilito daba desde su yate hasta una terraza frente al puerto. 
También he visto una sirena, un barco pirata y un atardecer rosado y dulce como el algodón de azúcar de la feria.
Irse de una isla se parece demasiado a hacerse 
mayor y dejar atrás -una vez más- la infancia.








 Regreso a la península con la misma melancólica resignación, la piel quemada y el ánimo lleno de acné.


miércoles, 13 de septiembre de 2017

Mantequilla y mermelada




A ellas les daban un chusco de pan. Una tarde con membrillo, la siguiente con chocolate. Se repetía el ciclo, y las que se quedaban el viernes podían disfrutar de aquella mortadela rosada con lunares blancos sobresaliendo por los bordes del panecillo.
Nosotras y las mediopensionistas nos íbamos  a casa mientras formaban las filas frente a la puerta de la cocina. Pasábamos de largo y las mirábamos de reojo. Nuestra merienda era distinta. Solíamos parar en  la churrería del parque para comprar patatas fritas translúcidas, un polo de hielo o media bolsa de churros. A veces, con el dinero de las internas, comprábamos chuches que al día siguiente recogerían en alguna esquina  fugaz y clandestina del patio.
A mí me gustaba ser externa. Comer macarrones con bechamel al mediodía, y carne tierna. O torrijas de postre, con esa mezcla exacta de azúcar y canela que mi madre acabó personalizando para mi paladar. Y dormir en mi aseada cama de hija única. Me daba pena el encierro de mis compañeras. Pero envidiaba sus meriendas colectivas, la mantequilla y mermelada de esos desayunos cómplices, aquella fraternidad de estofados, uniformes y filas. Me imaginaba formando parte de esa comunidad de niñas intercambiables que se relacionaban y se movían como en una coreografía, una especie de sociedad de insectos regida por una inteligencia colectiva y superior que se nutría de chocolate, mermelada y membrillo.
Un día le comuniqué a mi madre mis absurdas fantasías. Le pedí  que me pusiera interna en el colegio. No lo hizo, claro. En su lugar, empezó a cocinar para mí cosas cada vez más ricas y sofisticadas.
Ahora viajo mucho por mi trabajo. Apenas tengo recuerdos de esa época. No he vuelto a ver a mis compañeras, y mi madre ya no está. Soy otra. Muy diferente. Pero cada vez que veo las tarrinas de mantequilla y mermelada en el  buffet de un hotel no puedo evitar que me embargue una honda  sensación de orfandad. 


martes, 5 de septiembre de 2017

La mujer del tiempo



Consigo escaquearme de acompañarla en coche hasta el aeropuerto. Odio conducir por los Scalextrics de las afueras. Ella lo sabe. Siempre acabo perdiéndome. Me dice que no me preocupe, que irá en tren. Lánguidamente le propongo llevarla hasta la estación, pero mi pijama y las zapatillas hablan por mí de manera menos hipócrita.  Abrazo. Que te lo pases súper bien. A ver si hay suerte y hace buena mar para surfear. Sale por la puerta cargando  la mochila y una bolsa de plástico con los bocadillos que se ha preparado esta mañana.  De repente no sé a qué habitación tengo que ir, ni para qué. Cuando  -al rato- me oriento,  oigo el golpeteo de unas gotas furiosas en el balcón. Cierro todas las ventanas. Le escribo un mensaje. Por dónde vas. Te recojo en coche. Pero ya es tarde. Está a punto de llegar a la estación. Y yo la imagino empapada, lentos goterones deslizándose desde sus larguísimas pestañas hasta el suelo, plop, plop, formando un pequeño océano con sus olas y sus vientos. Y  pensando  en la mala madre que le ha tocado en suerte, que ni siquiera es capaz de controlar la meteorología.