Publicaciones

sábado, 31 de diciembre de 2016

Siamesas


N y M vivieron irremediablemente unidas. Dos en una.  A la vez idénticas y complementarias. Hemisferio izquierdo y hemisferio derecho. Cara y cruz.  De una misma mente. La misma moneda.
La personalidad de N tenía la consistencia de una esfera de cristal: densa, frágil, real. M, en cambio empezó siendo una pompa de jabón, iridiscente y vacía.
Una existencia cóncava y otra convexa, que con el tiempo se ensamblaron como el molde a su figura.  La melancolía de N alternaba con la alegría burbujeante de M. La inocencia de N con el cinismo de M. Aunque un mismo temblor de pájaro recién caído del nido se percibía en ambas.

A veces, cuando N caminaba por la calle con alguien que la conocía como tal,  le decía a su acompañante: “Ahora me transformaré en M”.
Norma Jeane se quitaba  el pañuelo de la cabeza, liberando una melena llena de olas.  Algo parecido a la sacudida de un perro al secarse recorría  todo su cuerpo. Hacía un gesto leve, como si quisiera adelantarse para atravesar una frontera invisible, mientras su mirada se encendía con reflejos violetas. El celofán se rasgaba y entonces aparecía Marilyn. 
Su presencia atraía a todas las miradas con la fuerza de un sol que se extingue. Un sumidero de energía que con el tiempo acabaría consumiendo a las dos. Emitiendo, con la deflagración,  la luz de dos supernovas unidas. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario