Publicaciones

sábado, 12 de enero de 2019

El efecto mariposa



Caldera del Tambora, en la isla de Sumbawa , Indonesia 
El cinco de Abril de 1815, en una pequeña isla de las Indias Orientales, el monte Tambora regurgitó con furia geológica sus intestinos de magma. Un velo de cenizas cubrió la superficie del planeta y lo dejó a oscuras como si un Dios ofendido hubiera apagado la luz. Sus habitantes fueron castigados durante muchos meses con malas cosechas, epidemias y hambrunas.
Se dice que Turner pintó sus espectaculares atardeceres aprovechando el baile que la luz oblicua ejecutaba cada tarde con las partículas que procedían de la otra parte del mundo.  En su retiro estival del “año sin verano” Lord Byron y Mary Shelley  se entretenían imaginando historias de terror. En Villa Diodati, frente a un lago suizo que apenas podían ver,  gestaron los embriones de sus monstruos y sus oscuridades.
Dos meses después de la erupción, caía una lluvia sucia y cenicienta sobre la campiña belga. Empapados y ateridos, los soldados de Napoleón hundían sus botas, las balas de cañón y sus vidas en un fango parecido a arenas movedizas. El dios de la guerra era derrotado definitivamente por los elementos. Vencido por un volcán. En Santa Helena, años más tarde, intentaba justificar su denigrante derrota escribiendo: “Los más pequeños acontecimientos tienen a menudo las más grandes consecuencias”.
Desde el futuro sonreímos indulgentes al constatar que, en su megalomanía, Napoleón considerara la erupción del gigante indonesio como “un pequeño acontecimiento”. Pero por otro lado no podemos evitar admirar lo visionario de su aportación no reconocida a la teoría del caos.

 
"El Temerario" remolcado a su ultimo atraque para el desguace, cuadro de Turner

6 comentarios:

  1. Hum, esto no es un relato o no lo es de la forma que se entiende un relato pero es un texto bellísimo, mezcla de reflexión y sucesos que se interpretan desde la idea final. Me ha encantado. Conocía la influencia de la explosión del volcán en la Europa de su tiempo especialmente en el verano sin verano en que Mary Shelley compuso su obra. Pero desconocía la que tuvo sobre Turner en la matización de los colores de los atardeceres. En cuanto a Napoleón y su aportación a la teoría del caos, brillante. Me he quedado con ganas de mas.

    Por cierto, estuve en Indonesia en dos ocasiones, dos meses cada una. Una en 1984 y otra en 1986 y tuve ocasión se subir varios volcanes, entre ellos el Merapi, uno de los más peligrosos del mundo. Y pasé junto al Anak Krakatoa que ha hecho hace unos días erupción. Lástima que no hiciera la crónica del viaje por escrito. Comencé pero lo dejé. Sería un documento interesantísimo. Además había aprendido indonesio, que hablaba fluidamente, para hacer estos dos viajes. Tu texto me ha llevado a esos años en que comenzaba mi carrera docente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bárbaro, aprender indonesio! Los viajes a islas volcánicas son algo muy especial (los dos años que viví en Tenerife fueron el inicio). Lástima de crónica ( a mi también me pasa, todavía tengo un montón de apuntes sobre el viaje a Costa Rica del año pasado que no he digerido para escribir una crónica). Esta información la he sacado buscando textos para una actividad de ciencias de la tierra de bachillerato en la que propongo a los pocos alumnos de esta asignatura que preparen una exposición sobre una erupción histórica (el vesubio de Pompeya, el Santa Helena, el Tambora) y otro actual ( El Hierro, el isladés de nombre impronunciable o los más recientes en Hawai y en el hanak Krakatoa) para que los caracterizen según el tipo de magmatismo y la tectónica de placas. Ellos no se si aprenden, pero yo sí. Y de paso sigo imaginando viajes.

      Eliminar
  2. No sé si la historia es cierta, pero me encanta la forma en la que lo has enlazado. La historia no deja de ser fruto del azar, un par de decisiones que se hubiesen tomado de otra forma y nuestras vidas serían totalmente distintas (o simplemente no serían)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, todos los datos ( incluido el texto de Napoleón son ciertos), mi interpretación y ligazón de ellos es lo único subjetivo. Gracias, me encanta y me sorprende que comenten en mi escondido blog personas a las que no conozco. Un saludo

      Eliminar
    2. Internet es un sitio muy grande, pero tirando del hilo se llega a todas partes ;)

      Suponía que todo era cierto, pero lo importante era la historia y cómo la has contado.

      Un saludo

      Eliminar
    3. Bienvenid@ al final del hilo, pues. Saludos agradecidos

      Eliminar