Publicaciones

lunes, 6 de febrero de 2017

La invasión de los Fungi

Mientras nosotros andamos distraídos, atareados o preocupados cambiando los miedos de lugar, ellos brotan sin descanso ahí abajo. Nos rodean, nos acorralan, tejen una alfombra bajo nuestros pies. Abren sus sombrillas, engullen lo muerto y lo regurgitan para devolverlo a lo vivo. Su discreción es legendaria. Su palidez, mortal. Su labor malinterpretada. Pero no desisten en su empeño. Frenéticos, abren y cierran sus paraguas, expanden sus micelios, beben con avidez. Como si en ello nos fuera la vida.


3 comentarios:

  1. Me ha encantado, qué bien. Muy bueno eso de cambiar los miedos de lugar.
    Escribes muy bien, muchacha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, muchacho! Nos vemos en el norte en breve?

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar