Publicaciones

viernes, 18 de enero de 2013

Un cuadro del agrado de Hitler



La sobrina de Adele Bloch-Bauer, María Altman, tiene los mismos ojos tristes que su tía en el retrato pintado en 1907 por Gustav Klimt, en el que posa con ese vestido incongruente y dorado como una cúpula otomana. La heredera es en la actualidad una aristocrática  anciana con la cara cincelada y los ojos vencidos.

María Altman  consiguió, después de un largo litigio, recuperar el cuadro expoliado por los nazis a sus antepasados. Una vez lo tuvo en sus manos no se le ocurrió un gesto más noble que subastarlo por mas de 100 millones de dólares.

El nuevo propietario, un magnate neoyorquino dedicado a la industria de los cosméticos, quedó muy satisfecho con la transacción y la octogenaria “muy emocionada”,  según confesó en la rueda de prensa posterior a la subasta.

A partir de entonces la dorada Adele Bloch-Bauer posa en alguna importante pared - siempre joven, siempre triste y amarilla- rodeada de cosméticos, mientras su sobrina acumula toda la humillación de sus antepasados en una caja fuerte mostrando una avaricia casi a la altura de la que tuvo Hitler al pretender erigir, con los cuadros robados, el museo más deslumbrante del mundo.


6 comentarios:

  1. Estoy convencido de que al ver su saldo en la cuenta corriente recuerda con más cariño a su tía que de haber conservado su retrato.

    Muy bueno, Paz.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Si, debe tener su morbo eso de ser la más rica del cementerio...jaja
    Gracias Pedro.Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Cuestión de practicidad ....Tantos años para recuperar el cuadro, pocos para acabar su vida...Dinero para acabarla como quiera, a cada uno, lo suyo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Lorena! Si , cada uno hace con la historia de su familia lo que quiere, hasta subastarla.La pobre , tanto tiempo litigiando para restituir el honor familiar...y siempre hay un magnate para un descosido :-) Mañana me paso por tu blog a ver que se cuece. Un abrazo!

      Eliminar
  4. Pol García García21 de marzo de 2013, 9:22

    Bueno, si, mucho dinero para morir como le de la gana, pero no creo que tantos millones tapen la vergüenza que deberia sentir, vender lo que le queda de un familiar...
    Aun asi, aunque pueda forrar sus huesos con oro y piedrecitas yo preferiría pasar mis ultimos veranos con un famoso cuadro hecho por mi tia que no con 100 millones que no voy a llegar a gastar.

    ResponderEliminar
  5. Pol, muchas gracias por entrar y comentar , me hace una ilusión tremenda que lo que escribo sea leído por mis alumnos. Y respecto a lo que dices, pues parece ser que el dinero vuelve tarumba a la gente , aunque, efectivamente, no lo puedan gastar.Hay una cierta indecencia en ser inmensamente rico.
    Un abrazo y nos vemos después de vacaciones!

    ResponderEliminar