Publicaciones

jueves, 1 de septiembre de 2016

Magia negra




Todos en el poblado sabían que cuando el chamán hacía vudú, el desdichado destinatario de su magia negra acababa muriendo. Así que esta vez decidieron que era inútil desperdiciar agua y comida. A la semana lo encontraron muerto, quedando definitivamente confirmado el poder sobrenatural de quien velaba por sus destinos. 




                                                     Con este microrrelato me he estrenado en el concurso 50 palabras. 

4 comentarios:

  1. Ja, ja, ja. Un pueblo, al igual que el microrelato, muy consecuente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hechiceros andan sueltos. Y todos somos muy sensibles a ellos. Nos encanta la magia, y en lugar de crearla nosotros esperamos a que nos la suministren los que dicen saber cómo hacerlo. Amén. Gracias por pasarte, Mazcota, hacía tiempo que no te "veía". Abrazos de principio de curso. Me voy a tomar una pócima para poder resistir el largo tramo hasta las siguientes vacaciones.

      Eliminar
  2. Leí este relato en Cincuenta Palabras en el mes "anónimo" y lo comenté, ahora me explico por qué me gustó.
    Un abrazo, Paz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya vi tu comentario, Ángel, gracias por comentar con tanto cariño. Abrazo de vuelta!

      Eliminar