Publicaciones

martes, 3 de marzo de 2015

Un pequeño paso para un hombre


Hay quien afirma que nadie jamás ha pisado la luna. Un argumento que apuntala la idea de que todo fue un montaje señala que el vehículo de alunizaje proyectaba dos sombras, como si se tratara de un objeto iluminado por dos focos en un estudio cinematográfico.

Los nietos de M. Collins, el astronauta que nunca descendió del Apolo 11, confirman la existencia de ambos focos. Su abuelo siempre les explicaba que, mientras el engreído de Armstrong escenificaba el Gran Salto para la Humanidad sobre la arcilla lunar, él contemplaba cómo brillaba- en posición opuesta al sol- una asombrosa tierra llena.

  
               


8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Quin honor rebre aquest comentari d'una professora de filologia.Molt agraïda, Anna Maria!

      Eliminar
  2. Una leyenda urbana, o más bien cósmica, desmontada con las buenas palabras que conforman un buen texto.
    Paz, un abrazo, y perdona que no te incluyese en el libro de visitas, ya sabía que me dejaba a alguien, como también sé que incluiste tu nombre ¡muy bien hecho!
    Encantado de haberte conocido, a ver si coincidimos más veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angel, fue mágico encontrar tu nota por casualidad antes de marcharnos en el libro de visitas.Y yo no me quise perder estar ahi, claro! Nos volveremos a encontrar, seguro.Gracias por asomarme al "libro de visitas" de mi blog y comentar.Bienvenido.

      Eliminar
  3. Es lógico que la Tierra, debido a la gran cantidad de agua que posee, refleje mucha de la luz que llega a su superficie. Ahora, que ya es casualidad que, justo en esos pocos segundos en que se emitió al mundo el paseo lunar, se encontrará el Sol y la Tierra en el lugar preciso para desplegar dos sombras sobre la Luna. Y más teniendo en cuenta que nuestro satélite no tiene movimiento de rotación. O sea, que si ves una Tierra llena es porque el Sol está situado justamente detrás de la Luna y, si no me equivoco, esta hará de enorme sombrilla, haciendo que sea de noche para nosotros, ¿no? Tampoco es que tenga calculados los ángulos de inclinación ni nada parecido, pero veo complicado el asunto. ¿No crees posible que la NASA aleccionara a los astronautas para que divulgaran su versión oficial de los hechos, y así poder encubrir el montaje?

    Vamos, que hasta que no suba yo mismo a la Luna y lo compruebe con mis propios ojos (o la pise con mis pies) no me daré por convencido. Y eso no sucederá, por lo menos, hasta las próximas vacaciones, porque para estas ya tengo pensado ir a Lanzarote, que, por cierto, también atesora un paisaje muy lunar. O igual no, porque vete tu a saber lo que hay ahí arriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mazcota, lo que a mi me gusta de la ficción es que no es necesario cuestionar la verosimilitud de lo que se cuenta. El relato es inventado, yo no sé nada de los hijos de Collins, de hecho tuve que comprobar quienes eran los otros dos astronautas y ahi me enteré de que uno de ellos ni siquiera bajó.
      Dicho esto, la idea de los dos focos no me la inventé, la saqué de un libro serio que leí cuando preparaba la parte de astronomía para trabajarla con mis alumnos.
      Yo no necesito ir a la luna para pensar que no fue un montaje. Las teorías conspiratorias me suelen parecer muy manipuladoras, tanto como la manipulación que pretenden denunciar. Lo de Lanzarote te va a encantar! ( yo viví dos años en Tenerife)

      Eliminar
    2. No, si lo decía por debatir sobre el tema, por la controversia de la confabulación. Pero veo que he pinchado en hueso. No pasa nada, no era nada personal, sólo espero que no te incomodaran mis comentarios. Piensa que yo me tomo muy en serio lo de hablar siempre en broma. Además, ¿que mejor síntoma para un relato que el de hacer cavilar al lector?

      Eliminar
  4. ¿Molesta?¿incómoda? Para nada. Solo que no soy demasiado buena para las controversias. Yo soy más de "paradojas" jiji. Bienvenido seas tú y tu humor a mi blog

    ResponderEliminar