Publicaciones

martes, 18 de febrero de 2014

Mujercitas

                                                                                                Ilustración: PAWLA KUCZYNSKIEGO


Sobrevivir a su propia adolescencia le dejó como secuela una terrible confusión respecto a su feminidad. Hoy, después de pasar un mes entero atiborrándose de estrógenos, se dirige al hospital para donar unos cuantos ovocitos. Con el dinero que consiga en la transacción podrá, por fin, implantarse unas tetas de silicona de la talla cien.  

2 comentarios:

  1. Siguiendo voces amigas, he aterrizado en este blog empujado por la curiosidad y veo que ha sido un acierto. A partir de ahora, creo que seré ser un fiel lector pues me ha gustado lo leído hasta ahora. Nunca es tarde cuando la dicha es buena, eso dicen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Josep Maria, muchas gracias por asomarte , tomarte la molestia de decírmelo y encima halagarme. ¡Bienvenido!. Acabo de averiguar quien eres ( una "pajarita" rubia me lo ha dicho) y aun estoy más contenta. Si nos encontramos por la calle y me reconoces me saludas ¿ vale? Mientras tanto, prometo asomarme por tus blogs ¡Abrazo!

    ResponderEliminar